Vídeo: Las abejas dirigen la alimentación humana

,
LAS-ABEJAS-DIRIGEN-LA-ALIMENTACIÓN-HUMANA-greenplanetshop

La población de abejas cada vez es menor

Y esto es un gran problema para la sociedad. Cada año aparecen nuevas amenazas para la vida de estos insectos, los plaguicidas y los ataques humanos las matan. El efecto negativo de sustancias químicas como fungicidas para tratar almendros, son las principales causa de esta elevada mortalidad de abejas.

Según el Journal of Economic Entomology, una concentración de iprodiona afecta a la salud de las abejas, incluso si se siguen los estándares de seguridad, elevando la tasa de mortalidad entre el doble y el triple. No se conoce la afección concreta, pero estas sustancias se acumulan en las abejas y se han encontrado restos en las colmenas.

Las abejas polinizan muchos de los vegetales y cereales que consumimos

No es solo por la miel, es por todas las plantas y flores que dejarán de reproducirse. Ellas hacen sostenible nuestra alimentación, pues hasta el 84% de los cultivos comerciales dependen en gran medida de la polinización de las abejas. Si desaparecieran estos insectos, hasta el 70% de los principales cultivos agrícolas para consumo humano colapsaría. Esto sería una pérdida de más de 2.400 millones de euros, solo en España.

Algunas especies de abejas ya han desaparecido

Algunas especies ya han desaparecido pese a que las abejas estaban en el planeta Tierra desde mucho antes que el ser humano: se han encontrado fósiles de abeja con 100 millones de años. Son, al menos, 90 millones de años más que el ser humano  adaptándose a la Tierra. Ahora no podemos acabar con ellas. La agricultura ecológica puede ser la solución, pues al no utilizar productos tóxicos ni plaguicidas no envenenarán a las abejas, ni al suelo o agua de la zona, por lo que fomenta la biodiversidad y es positivo para la salud del ser humano.

No las ataques, ni destruyas su panal, estos insectos no son agresivos per se, por lo que si se te acercan solo debes ignorarlos y no realizar movimientos bruscos. No permitas que se vayan: atráelas plantando flores y, sobre todo, no utilices fungicidas agresivos u otras sustancias químicas que acaben con la población de abejas.

Compártelo.

Fuentes
La Vanguardia
Greenpeace
El Comercio
Sostenibilidad
Hipertextual 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *